Tratamientos antihumedad

Capilaridad, condensación o filtración son tres de los problemas de humedades más frecuentes en cualquier hogar.

¿Sabes cómo tratarlos adecuadamente?. Será básico identificar en primer lugar las causas del problema y clasificar el tipo de huemedad. Una vez identificado es imprescindible realizar un estudio del grado de degradación y la composición de los materiales afectados.  Con todos estos datos el profesional te acosenjara el tratamiento antihumedad adecuado y mas duradero.

¿Pero, cuáles son los mejores tratamientos antihumedad? A continuación, te contamos los métodos más adecuados para tratar las humedades.

Tratamiento antihumedad para humedades por capilaridad

Si hablamos de problemas de humedad, la capilaridad es uno de los más frecuentes. Este tipo de humedad aparece cuando el agua y la humedad están presentes en la zona sobre la cual se ha asentado la construcción y van ascendiendo poco a poco, siendo absorbidas por los muros dada su permeabilidad o porosidad. Si bien se trata de un problema complejo, dado que puede afectar a la salubridad y durabilidad de los elementos constructivos, como la pintura o el enfoscado, y puede ocasionar daños estructurales por la vivienda, no es imposible de eliminar. Existen tratamientos específicos mediante los cuales se puede tratar la humedad por capilaridad.

Tratamiento antihumedad por capilaridad

Antes de conocer cómo solucionar este problema de humedad, es importante saber cuáles son sus síntomas. La capilaridad en paredes se identifica, básicamente, a través de estas señales:

  • Salitre en las paredes.
  • Olor a humedad en el ambiente.
  • Moho.
  • Caída o desprendimento de revestimentos.
  • Abombamiento de la pintura de las paredes y del zócalo.
  • Sensación de frío y humedad en las estancias.
  • Aumento del consumo de calefacción.
  • Problemas en la instalación eléctrica.

Tratamiento con inyecciones de microemulsión de resina siliconada no degradable

Las inyecciones para humedades por capilaridad son la mejor solución para remediar este problema. Se trata de inyectar unas sustancias que contienen resinas viscosas o líquidas en los muros afectados, perforándolos para ayudar a que el producto penetre y quede la superficie lisa. Dentro del muro, la resina se expande formando una barrera para detener la ascensión del agua y evitar que la humedad se apodere de la pared. Es la solución más efectiva para los problemas de capilaridad a largo plazo y, además, es un proceso poco invasivo y rápido.

Barreras verticales

Si hay que hacer un tratamiento parcial de un muro o en la zona de encuentro entre dos muros, se puede colocar una barrera vertical. Se construye con una serie de perforaciones e inyecciones a una altura de 1 metro aproximado. De esta forma, se aísla la zona tratada de la no tratada y se evita la posible contaminación y afectación de esta.

Dado que la capilaridad puede afectar a nivel interno y externo, y puede tener una mayor incidencia en épocas lluviosas o si las paredes no transpiran lo suficiente, en el momento en el que se detecte uno de los síntomas anteriores, será necesario recurrir al tratamiento antihumedad adecuado. Existen dos vías principales para poder tratar este tipo de humedad: a través de inyecciones de microemulsión de resina siliconada no degradable o mediante barreras verticales. Si bien es cierto que en ocasiones se usa el tratamiento con electroósmosis, que es el que usa una onda de baja frecuencia de ultrasonido para tratar el problema de humedad, no es recomendable dado que no es 100% eficaz.

Tratamiento antihumedad para humedades por condensación

La humedad por condensación es otro de los tipos de humedad que más afecta a los hogares. Se produce cuando existe un exceso de vapor de agua que se transforma en líquido al entrar contacto con una superficie fría. Es decir, se produce un puente térmico que produce el enfriamiento del vapor. Esto puede ocurrir por diversas causas como la producción en exceso de humedad en casa (ducha de agua caliente, planchar, cocinar, dormir…), tener una vivienda demasiado hermética, la ventilación insuficiente o inexistente en las habitaciones o el contraste térmico que se produce entre el interior y el exterior de las viviendas. Sea como sea, las humedades por condensación suelen manifestarse a través de los siguientes síntomas:

  • Olor a humedad.
  • Moho en la pared.
  • Paredes, ventanas y muebles húmedos.
  • Vaho en los cristales, punto de rocío o chorreo de agua en los cristales de las ventanas.
  • Sensación de sauna, sobre todo al encender la calefacción.
  • Nuestra ropa en los armarios y los textiles de la casa (cortinas, sábanas, toallas…) están húmedos.

A diferencia de otros tipos de humedad, como la capilaridad o la filtración, en el caso de la condensación no se observarán daños en la pared como la rotura de la pintura, grietas o degradación, pero el moho estará presente y puede provocar problemas de salud. Por ello, el mejor tratamiento antihumedad para combatir los problemas ocasionados por la humedad por condensación es el tratamiento con ventilación mecánica por insuflación o VMI.

Tratamiento con ventilación mecánica por insuflación o VMI

A través de este tratamiento antihumedad podrás renovar el aire de tu hogar para mantenerlo siempre limpio y poder respirar aire sano. Se trata de un sistema que introduce el aire seco del exterior y, a la vez, evacúa la humedad del interior de la vivienda, de manera que se garantiza la renovación constante del aire y, en consecuencia, se verán mejoradas las condiciones del hogar en cuestión de salubridad, habitabilidad y estética.

Este tratamiento de ventilación mecánica por insuflación necesita de la instalación de una unidad central de tratamiento, además de la aplicación de medidas básicas como la ventilación de las estancias, la colocación de rejillas de aire autorregulables en las carpinterías o el tratamiento del área inferior de las puertas de paso para garantizar la correcta distribución del aire limpio en todas las estancias.

El sistema VMI permite coger el aire del exterior y filtrarlo para eliminar las impurezas. Después, lo precalentará para ser insuflado a la temperatura ideal en el interior de la vivienda de manera que favorezca la ventilación y llegue a cualquier estancia sea más o menos accesible.

Con este tratamiento antihumedad para los problemas de condensación conseguirás regular la humedad del ambiente, renovar el aire y deshacerte del moho y los malos olores de tu hogar.

Tratamiento antihumedad para humedades por filtración lateral

Garajes, trasteros, sótanos y semisótanos son los espacios que suelen verse más afectados por el problema de la filtración lateral. Este problema de humedad se produce cuando se introduce agua del exterior al interior de la vivienda, colándose a través de grietas o fisuras en paredes. Los síntomas principales de la filtración lateral se manifiestan a través de:

  • Manchas de humedad y salitre en las paredes.
  • Aparición de manchas oscuras en paredes, presencia de moho y de pequeños charcos en la zona del suelo.
  • Deterioro de los materiales de la construcción del edificio.
  • Desprendimiento de pintura.
  • Inundaciones en alguna de las estancias.
  • Daños en muebles.
  • Daños en la instalación eléctrica.
  • Degradación de techos y suelos de entreplantas.
  • Incremento en la factura de la calefacción.

Humedad en garaje causada por filtración lateral

Dado que la principal causa de la filtración lateral es la entrada directa de agua a través de los materiales de edificación, la impermeabilización de las paredes es fundamental para poder tratar adecuadamente la filtración lateral. El sistema de estanqueidad interior (encubado) es uno de los mejores tratamientos antihumedad para las filtraciones de agua.

Tratamiento con el Sistema de Estanqueidad Interior (Encubado)

Se trata de un método que permite mejorar la impermeabilización de la vivienda a fin de evitar que se produzca de nuevo una filtración lateral. A través de este sistema pueden tratarse los muros enterrados que soportan la presión que ejerce el agua de las tierras exteriores, evitando su filtración.

El sistema de Estanqueidad Interior permite instalar una membrana estanca mediante la cual se logrará un efecto encubado, por lo que se trabajará a contrapresión del agua. La aplicación de estas capas de encubado logrará crear un efecto de una barrera de inyección química y horizontal, así como vertical para prevenir la contaminación de los muros.

Este método consiste en aplicar capas sucesivas de diferentes resinas epoxi, aglutinantes y acabados, mediante las cuales se evitará la filtración de agua y, por ende, los problemas de humedad.

Tratamientos antihumedad para humedades causadas por falta de impermeabilización

La impermeabilización es fundamental cuando hablamos de tratar la humedad, dado que gracias a ella podrás evitar que la humedad penetre en los elementos constructivos, sobre todo cuando hablamos de filtraciones. No obstante, antes de explicar este tratamiento, es importante identificar cuáles son las causas que han provocado la humedad. En el caso de que se haya dado por falta de impermeabilización deberemos poner remedio empezando por definir si debemos tratar una superficie vertical, inclinada u horizontal. Lo importante es elegir el mejor producto para proteger la zona mediante productos hidrófugos, cuyo objetivo es impedir el paso del agua.

En este sentido puedes encontrar distintas impermeabilizaciones que se adecuan a distintos tipos de cubierta:

  • Impermeabilizantes para cubiertas inclinadas, con tejas, pizarras, chapas…
  • Impermeabilizantes para cubiertas planas transitables, como terrazas con acceso.
  • Impermeabilizantes para cubiertas planas no transitables.

Una vez definido el tipo de cubierta a impermeabilizar, debemos determinar el sistema de impermeabilización. Los principales sistemas son los sistemas asfálticos (preformados o líquidos), los sistemas polimétricos (membranas preformadas, revestimientos líquidos o epóxicos) y los sistemas con base de minerales (cementicios, bentonitas o cristalizadores).

Los profesionales del sector elegirán un revestimiento de protección u otro dependiendo del tipo de cubierta y se asignará el tipo de producto con relación al sistema y la dificultad de instalación. En cualquier caso, el producto impermeabilizante se colocará siempre después del aislamiento térmico y antes de la capa superior.

Los sistemas para la impermeabilización y el aislamiento serán fundamentales para poder tratar los problemas de humedad y también para evitar desde la construcción de la vivienda que se pueda producir una filtración de agua. En el caso de que esta capa se vea afectada o dañada y produzca problemas en la vivienda, se recomienda contactar inmediatamente con profesionales que puedan valorar cuál es el mejor tratamiento antihumedad en cada caso.