Qué hace un deshumidificador

La humedad es un aspecto a tener en cuenta a la hora de valorar el confort y la calidad de nuestro hogar. La humedad relativa óptima ronda valores del 45% al 55%, lo que significa que superar estos porcentajes puede tener consecuencias directas tanto en nuestro bienestar como en nuestra salud, puesto que los niveles altos pueden afectar a muebles, paredes y electrodomésticos, así como a la habitabilidad y a la salubridad de nuestro hogar, provocando o agravando enfermedades respiratorias y/o alérgicas. Para disminuir los niveles de humedad en el hogar, podemos usar un deshumidificador puede ayudarnos a bajar el exceso de humedad en el ambiente, sobre todo en estancias pequeñas y cuando el porcentaje de humedad no sea muy elevado.

Para conocer qué es un deshumidificador, su efectividad y cómo funciona te invitamos a seguir leyendo este artículo.

Ventajas e inconvenientes de un deshumidificador

Vamos a ser claros y rotundos: los deshumidificadores no son adecuados para zonas amplias o con niveles de humedad en el ambiente elevados.

Ventajas: para estancias pequeñas nos pueden ayudar a erradicar niveles de exceso de humedad ambiental moderados.

Inconvenientes: ocupan espacio en la estancia, hay que tenerlos enchufaodos a la red electrica, suelen generar algo de ruido, hay que vaciar regularmente el depósito donde se almacena el agua que el deshumidificador extrae del ambiente.

Sin duda la mejor solución para erradicar la humedad en el ambiente no es un deshumidificador, si quieres solucionar el problema de manera definitiva y además conseguir una extraordinaria calidad del aire interior necesitas la instalación de una máquina de ventilación por insuflación.

Qué es un deshumidificador y que tipos existen.

Se trata de un equipo o aprato electrico que tiene como función filtrar el aire de una estancia con el objetivo de extraer la humedad presente en él y así poder controlar los niveles de humedad.

Si bien cada deshumidificador cuenta con sus propias características, por lo general, estos aparatos cuentan con un ventilador interno que aspira el aire con humedad de la estancia, a fin de reducir su carga en el ambiente. Una vez aspirado, el aire se dirige directamente al sistema de deshumidificación, donde se extrae la humedad, para devolver el aire seco a la estancia.

Para entender el funcionamiento de los deshumidificadores, podemos diferenciarlos en dos tipologías básicas: deshumidificadores con compresor o deshumidificadores con gel de sílice.

Deshumidificador con compresor

Es el más común cuando se quiere tratar los problemas de humedad en estancias a una temperatura media o algo alta. El funcionamiento de los deshumidificadores con compresor es simple:

  1. El ventilador del aparato aspira el aire de la estancia.
  2. Lo filtra y lo lleva a un condensador, donde se sucede la condensación del vapor del agua que contiene el aire, gracias a la baja temperatura del condensador.
  3. El líquido que se extrae se almacena en un depósito de agua adherido al deshumidificador.
  4. El aire seco vuelve a ser expulsado al ambiente.

Deshumidificador con gel de sílice

Para estancias donde la temperatura es muy fría, el deshumidificador con gel de sílice, de adsorción o desecante es el más adecuado para solucionar el problema de la humedad elevada en el ambiente. ¿Cómo funciona un deshumidificador desecante? Este tipo de aparato funciona sin compresor o refrigerante y se basa en las propiedades higroscópicas del gel de sílice o sílica-gel. Lo que sucede es lo siguiente.

  1. El aire aspirado se dirige a un rotor de sílice que se encarga de absorber la humedad del aire.
  2. El resultado es el mismo que con un compresor. Gracias al rotor, el deshumidificador acaba devolviendo el aire seco, libre de humedad y a buena temperatura a la estancia.

¿En mi caso me ayudara un deshumidificador?

Estos electrodomésticos no evitan la condensación de la humedad del aire, sino que la redirigen hacia ellos mismos para filtrarla y separar la humedad del aire. Sin embargo, cuando estos llegan a su capacidad máxima y no pueden filtrar más, seguirá habiendo humedad en el aire, por ello te insistimos en la idea de que no son adecuados para zonas amplias o con nivel de humedad realmente muy elevado.

Lo ideal es reducir la humedad que hay en el aire lo suficiente como para que no haya condensación. Por lo tanto, antes de adquirir un deshumidificador conviene contar con la ayuda de expertos en problemas de humedades que te dirán si un deshumidificador sera capaz de acabar por si solo con el problema. En Iberdeco humedades  realizamos diagnosticos gratuitos, que te revelarán el alcance real del problema de humedad en tu vivienda, averiguaras el grado de humedad presente en el interior  y conoceras todas las opciones que hay para solventar el problema de una vez por todas.