¿Tienes un problema de humedad por capilaridad en tu edificio o vivienda? Se trata de algo muy común, y, aunque existen diferentes tipos de humedad, la humedad por capilaridad en concreto puede llegar a convertirse en un verdadero quebradero de cabeza, sobre todo cuando no es detectada a tiempo. Por eso, es fundamental conocer en qué consiste exactamente, cómo se produce, qué señales son las más características de este problema, y cuáles son los principales efectos que tiene este tipo de humedad ascendente, tanto para las estructuras, como para las personas que conviven con ella. Lo explicamos todo, a continuación.

¿Qué es la humedad por capilaridad?

La principal particularidad de la humedad por capilaridad que aparece en los edificios, se encuentra en los materiales constructivos. Hay materiales como el ladrillo o la piedra que son muy porosos y cuya estructura se compone por canales microscópicos denominados capilares. De ahí sale el nombre de humedad por capilaridad.

Las humedades por capilaridad van saliendo paulatinamente a la superficie de las paredes y muros, abarcando cada vez un espacio mayor. Se trata de un proceso que puede durar incluso años, por lo que es especialmente importante atajar el problema lo antes posible.

¿Cómo se produce la humedad por capilaridad?

La humedad y el agua que están en la zona donde se asienta el edificio, ascienden hasta llegar a las paredes, y es cuando surge el problema de la humedad por capilaridad. Al absorber el agua, se genera una subida capilar, que puede variar dependiendo de la permeabilidad y de la porosidad de los materiales. Cuando ya no es posible absorber más, aparecen los primeros síntomas visuales de la humedad por capilaridad en las paredes, que detallaremos.

¿Cuáles son las consecuencias?

Debes tener en cuenta, que la humedad por capilaridad supone un problema que no solo afecta a las estructuras y elementos de construcción del inmueble, sino también a la salubridad de las personas. Entre los principales efectos que tiene en el edificio, destacamos los siguientes:

  • Deterioro de los revestimientos interiores, pinturas, yesos, papeles pintados, etc.
  • Aparición de manchas de moho y salitre en las paredes.
  • Olores desagradables.
  • Sensación de frío y humedad en los espacios.

Además de todo esto, también puede verse afectada la instalación eléctrica y el uso de la calefacción, que sería mayor en caso de tener humedades por capilaridad. Esto implicaría a su vez un incremento en las facturas del consumo.

Por otra parte, no podemos olvidarnos de los efectos que tiene la humedad por capilaridad en la salud. En concreto, puede afectar a la salud de los más vulnerables (niños, enfermos, ancianos, personas con alguna patología respiratoria, con alergias, con síntomas de reuma e inmunodeprimidas).

¿Cómo solucionamos la humedad por capilaridad?

Si crees que tienes un problema de humedad en tu inmueble, lo primero que debes hacer es ponerte en manos de profesionales especializados en soluciones contra la humedad. Buscar una solución rápida es clave para evitar muchas de las consecuencias que puede acarrear la humedad por capilaridad o de cualquier otro tipo. Debes saber que existen tratamientos definitivos como los que ofrecemos en Iberdeco Humedades.

Para resolver el problema, es muy importante, antes de proceder con un tratamiento, hacer un diagnóstico para saber cuál es el origen y la evolución de la humedad que queremos eliminar. Después, llevamos a cabo una valoración para ofrecerte la solución más adecuada para ti, y nos deshacemos de la humedad por capilaridad de forma definitiva, segura y coordenada, mediante una serie de actuaciones necesarias. Contamos con todos los recursos necesarios para abordar el problema, y siempre nos adaptamos a las necesidades concretas de cada caso.