Humedad en el techo: causas y cómo arreglarla

¿Han aparecido manchas de moho en el techo del baño o de otra habitación de tu casa? Si la respuesta es afirmativa, probablemente estés ante uno de los problemas de humedad más habituales en el hogar: las humedades en el techo.

A continuación, te explicamos las posibles causas de la humedad en el techo y cómo arreglarla para que puedas acabar con este problema en tu hogar y evitar que se repita.

Por qué sale humedad en el techo

Antes de explicarte cómo acabar con las humedades en el techo, es necesario que entiendas cuáles son las causas de su aparición. Si bien las humedades son comunes en paredes, suelos y sótanos, también pueden manifestarse frecuentemente en la parte superior de la vivienda, a través de manchas de humedad en el techo de la cocina, del baño o de cualquier otra estancia.

¿Pero, por qué acaban apareciendo manchas de moho en el techo? La causa más común son las humedades por condensación, que se deben a un exceso de vapor y suelen estar relacionadas con el uso de electrodomésticos, la ducha, el aire acondicionado o la cocina, pero no son la única causa.

Las humedades en el techo también pueden aparecer debido a un mal aislamiento, mala impermeabilización, rotura de tuberías, de la propia casa o piso o de los pisos vecinos que están arriba del nuestro, o también puede deberse a fisuras o pequeñas grietas en el techo que hacen que el agua se filtre y corroa el material, un problema que se agrava cuando llueve. Dado que las grietas son difíciles de detectar cuando no están a simple vista, puede que la presencia de humedades en el techo sea precisamente lo que nos avise de este problema en la estructura y de que se necesita urgentemente una reparación.

Consecuencias de la humedad en el techo

En caso de sufrir humedades en casa deberás identificar cómo se está manifestando este problema para poder identificar su origen y ponerle remedio cuanto antes y, así, dejar de sufrir las consecuencias que trae. Concretamente, las consecuencias de las humedades en el techo suelen manifestarse mediante:

  • Manchas de humedad en el techo.

  • Techo abombado por la humedad.

  • Desprendimiento de la pintura del techo.

  • Manchas de moho en el techo.

  • Olor a humedad.

  • Caída y desprendimiento de trozos de techo.

  • Debilitación del revestimiento.

Por tanto, si te preguntabas si se puede caer un techo por humedad, la respuesta es que sí, si llega a ser un caso grave, ya sea por el mal estado previo de la estructura o porque se ha acumulado una gran cantidad de humedad o agua. Además, la presencia de moho y ácaros puede acabar provocando asma, rinitis y otras afecciones respiratorias, así como alergias, dermatitis e irritaciones.

Cómo arreglar una humedad en el techo

Si quieres poner fin a las humedades y quitar el moho del techo te animamos a contratar los servicios de un profesional, a fin de garantizar una solución adecuada para cada caso y que no te suponga un derroche de tiempo y dinero en valde. Mediante los servicios profesionales obtendrás un diagnóstico concreto con el que se determinará la causa de la humedad en el techo, a fin de implantar el tratamiento personalizado para cada caso.

Si las manchas de humedad han sido originadas por condensación, además de mejorar la ventilación del hogar, será necesario invertir en un mejor aislamiento térmico y mejorar el revestimiento del techo, para evitar las humedades por filtraciones y que los materiales constructivos no se vean afectados.

En caso de que la humedad se haya provocado por una rotura de tuberías, se deberá identificar el foco de la filtración y sustituir la cañería afectada y arreglar los materiales de la estructura que hayan quedado dañados. En cambio, si la humedad está causada por una fisura desde la que se filtra el agua habrá que localizar la grieta, taparla y pintar el techo del baño, o de la habitación en la que haya sucedido el problema, con una pintura antihumedades.

Cómo evitar la humedad en el techo

Por supuesto, lo mejor es procurar que las humedades en el techo no lleguen a aparecer. En este sentido, te recomendamos:

  • Mejorar la ventilación de la vivienda para reducir la condensación. Aparte de abrir ventanas lo suficiente a lo largo del día, se pueden usar deshumidificadores y aislantes adecuados en lugares susceptibles donde se llegar a darse una corrosión de materiales. De esta forma, se evitará la acumulación de agua que pueda transformarse en problemas de humedad.

  • Es importante realizar un mantenimiento periódico de las cubiertas.

  • Limpiar las canaletas para evitar que se acumule suciedad u hojas que obstruyan la circulación del agua, dado que al no tener paso podrían iniciar la filtración y provocar la aparición de humedad en el techo y moho.

  • Por último, y aunque a priori no está a nuestro alcance, durante la construcción se deben seleccionar materiales de calidad para asegurar la impermeabilización hermética del techo.